Utopía

Unidad mexicana en la diversidad

Eduardo Ibarra Aguirre

La definición presidencial sobre cómo entiende y cómo propone la unidad entre los mexicanos para hacer frente y salir airosos de la muy dura prueba a que los somete el imperio del norte y Donald Trump, en ese orden porque finalmente el magnate hoy lo representa y encabeza institucionalmente, pareciera más clara todavía y complementaria con la idea anterior, la de forjar la unidad alrededor de los valores supremos de la Constitución.

Propuso Enrique Peña Nieto: “La unión no es que todos hablen con una sola voz; eso sería censura. La unión no es que todos aprueben las políticas de un gobierno en todo momento; eso sería imposición. La unión no es que todos compartan las mismas ideas e ideales; eso sería dogmatismo”. Esto en el Campo Marte, en el acto por el 196 aniversario del Día de la Bandera.

No exageró el mexiquense cuando ve más allá de la inmediatez. “Unidos, los mexicanos podremos convertir nuestros retos en oportunidades; superar los desafíos externos y encontrar soluciones a los retos internos; pues unidos el país saldrá adelante. Hoy nuevamente está a prueba nuestra nación. Hoy está a prueba el compromiso de cada mexicano con su patria. Son tiempos que llaman a la unidad, unidad entre todos los mexicanos”.

Es pertinente la perspectiva que contempla que “El mundo vive momentos difíciles, sentimientos de frustración, temor e incertidumbre se están extendiendo y agudizando en todos los continentes. Sin ir más lejos, nos duele la angustia que viven los mexicanos en el extranjero, cuando sus derechos son vulnerados”. Al respecto no sólo es deseable, sino urgente que los anunciados recursos económicos para los consulados sean liberados, lleguen a Estados Unidos y se ejerzan cuanto antes para que la defensa de los paisanos indocumentados ante los tribunales sea pronta y eficaz.

Oportuna porque parece que en la estrategia de Trump –que por supuesto la tiene, en medio de evidentes contradicciones entre el discurso y los hechos tanto de él como de su gabinete–, de aplastar al país adversario pequeño para después negociar con muchas ventajas, a México le correspondió un papel preponderante como vía para que el mundo reciba el nuevo mensaje imperialista de la súper potencia que a juicio de su presidente fue “abusada” económica y políticamente por sus aliados y no digamos “enemigos” (China, Irán, Cuba y Corea del Norte), en la estrecha visión de Donald John. Ya quedó claro que ni a Beijing, Teherán, La Habana o Pyongyang les quita el sueño los arrebatos del magnate.

Construir la “unidad por México y para México” es tan indispensable como difícil, sobre todo cuando la retórica oficialista usó hasta el abuso los llamamientos como coartada para que las necesidades nacionales fueran aplazadas.

Compleja, también, porque el antipeñismo vive su mejor temporada, como sucede cada sexenio a esta altura, para estimular la creencia (cuasi religiosa) de que el siguiente titular del Ejecutivo “es el bueno”, amén de los propios errores del gobernante y su programa de gobierno.

Oportuna es la propuesta y hasta compromiso, al decir de Miguel Barbosa, para que el Senado y la cancillería elaboren una sugerencia de política exterior que dé “nuevo rumbo a la relación de México con el exterior y permita sortear (con éxito para la nación) la crisis con EUA. Esto le daría otra proyección a la unidad (nacional) en la diversidad, para usar la fórmula que Enrico Berlinguer enarboló desde fines de los 60 hasta el 11 de junio de 1984 que falleció en Padua, Italia.

Acuse de recibo

“Eduardo, la gente se ha quedado con la vieja idea e imagen de lo que era el Ejército. Acuérdate que hubo épocas en las que el Ejército era nuestra salvaguarda, admirado y querido. Son épocas lejanísimas, pero aún quedan en la memoria colectiva. Son como esas concepciones caducas que nos estilan los políticos y que mucha gente asume. La lealtad a toda costa, por ejemplo”. Lo anterior opina la periodista Teresa Gil (Prefieren que el Ejército cuide las calles, 24-II)… El internacionalista José Luis Ortiz Santillán añade: “Es el resultado de años de impunidad de los medios policiacos en México, donde se le tenía más miedo a la policía que a los ladrones”… “¡Malditos yanquis! Pero me refiero al gobierno, no al pueblo”, concluye Ernesto González Gálvez (Indispuestos a “ceder ni un milímetro”, 20-II)… Mi sentido pésame a los familiares de Alejandro Mújica Montoya, colaborador de la revista Forum, por su irreparable pérdida, en particular a Jorge, Adriana y Yolanda Mújica Murias… Imelda Ibarra Aguirre y Natalio Ortega Venegas arribaron al año 59 de su matrimonio. Felicidades... Para leer: Ocho ricos igualan a 3 600 millones de pobres; Que Macri condonó megadeuda a su padre (Stella Calloni); Sioux piden apoyo internacional contra Trump; DT viola la primera virtud de la sociedad mundial (Leonardo Boff); Chacabuco, los 200 años y Trump (Ricardo Lagos); Trump es un peligro para el mundo (Emilio Marín). Enlace:

http://www.forumenlinea.com/site/    https://www.facebook.com/forumenlinea   @IbarraAguirreEd   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.