Utopía

El perdón que Margarita Zavala exige al PAN

Eduardo Ibarra Aguirre

Por amigos comunes que trataron en corto a Margarita Zavala durante su papel de lo que denominan primera dama, como mi muy querida Aurora Berdejo; o bien como novia y esposa de Felipe Calderón, por medio del muy estimado Francisco Solís; además como asambleísta del Distrito Federal, a través de la experiencia del colega Rafael Luviano, fallecido el 7 de octubre; todos los testimonios me llevaron a afianzar la idea de que Margarita Zavala era y es una mujer talentosa y superior a su marido, aunque toda comparación resulte indebida y hasta odiosa.

Inolvidables y odiosas son para millones de electores las prácticas usadas por Calderón Hinojosa para imponerse en Los Pinos la noche del 30 de noviembre de 2006 rodeado de militares, y la mañana siguiente que entró por la puerta de atrás (Tras Banderas) de un San Lázaro tomado por francotiradores y con el decisivo apoyo del Revolucionario Institucional por medio de Manlio Fabio Beltrones, quien fungió como virtual vicepresidente en el sexenio en que se pontificó sobre el estado de derecho.

La huella de aquellos sucesos es tan actual que Zavala Gómez Campo procedió a deslindarse de la sentencia propagandística de su esposo y de la mayor parte de los dueños de México que financiaron la campaña: “López Obrador es un peligro para México”.

Casi una década después, Zavala aclaró en Radio Fórmula a Ciro Gómez Leyva, que Andrés Manuel “Es un adversario que veré y hay que tenerle cuidado”. Y se curó en salud sólo porque se destapó como precandidata presidencial: “Yo no puedo cargar con toda la parte de las circunstancias que se dieron en una campaña electoral, la manera en que se dio y lo que se dijo” (SDP Noticias, 3-VIII-15).

Dicho de otro modo, lo que hizo el señor que la convirtió en primera dama, aunque el trato rayara en el irrespeto sobre todo cuando los placeres de Dionisio se apoderaban del michoacano, es asunto de Calderón.

Justo en el padre de los Calderón Zavala está la principal debilidad de la precandidatura, y por supuesto que no por la paternidad desempeñada, sino por el muy polémico papel jugado en su sexenio con la gigantesca carga de muertos, heridos, desplazados y desaparecidos por una guerra hecha para satisfacer necesidades estadunidenses y recibir a cambio el beneplácito del genocida George W. Bush.

Resulta que las mieles del poder que gozó y sufrió la abogada panista, no se pueden borrar exigiéndole a su partido, donde su esposo está en franca minoría e incluso es rechazado, que pida perdón por la postulación de la diputada sinaloense Lucero Sánchez López, acusada de falsificar documentos y estar ligada a Joaquín Guzmán Loera, el plutócrata de la elite que Forbes registra y que ahora tanto le urge a Enrique Peña extraditar al país de la muchedumbre de consumidores de drogas ilícitas y de la lavadora más grande del orbe.

Los perdones pendientes son muchísimos más y Zavala tendría que empezar por la prima hermana que protegió para que no se le fincaran responsabilidades penales por el infanticidio de Hermosillo, Sonora.

Numerosas son las solicitudes de perdón no tanto para la dirigencia del Acción Nacional como de Calderón y Zavala, a la segunda más por el silencio y omisión. Y si pretende que la precandidatura avance más allá de la frívola moda  en que los candidatos independientes brotan como hongos, que se libere de la rémora que significa para su campaña el nombre y la presencia del indiciado ante la Corte Penal Internacional.

Acuse de recibo

Primero una disculpa a María Teresa Menéndez Monforte, editora de Libertad de Expresión Yucatán. Información de lo Nuevo, por cambiarle sus apellidos por los de Fernández Menéndez, en el texto Medicamentos “milagrosos” y tolerancia oficial (22-I-16)… Sobre Los olvidados del sistema educativo (15-I-16), apunta la médica Abigail Bello Gallardo, de Xalapa, Veracruz: “Siempre profunda y enriquecedora tu Utopía. Mil gracias Eduardo”… El profesor coahuilense Lorenzo Silva Chacón presentó al Grupo María Cristina del que forma parte, Señores, a vestir bien. Los trece principios “Silva” de la elegancia, volumen del que Gómez Leyva aseguró “es un libro que los políticos mexicanos dirán que no conocen, pero que leerán a escondidas”… Empezó a circular El Pacto por México y la comunicación política, volumen colectivo de ensayosque incluye el de Pablo Cabañas Díaz y Roberto Sánchez Rivera: Expectativas y presiones del Pacto por México y Una reforma para los medios, respectivamente, a cargo de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM… Forum en Línea le ofrece la lectura e impresión de 12 libros de la historiadora Natura Olivé, el general José Francisco Gallardo y de este escribidor; un archivo periodístico de 25 años a cumplirse en agosto próximo; 184 cartones de Alán y 104 de Luy, así como mil 630 utopías. Apóyelo ahora de manera económica:

http://www.forumenlinea.com/site/index.php?option=com_content&view=article&id=100&Itemid=483

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.         Twitter: @IbarraAguirreEd        www.forumenlinea.com        www.facebook.com/forumenlinea