Utopía

Regalo de Reyes mientras el destino nos alcanza

Eduardo Ibarra Aguirre

A nuestra querida Yolanda.

El titular del Ejecutivo federal insiste en que “Nuestro país está destinado a ser una de las naciones más prósperas, de mayor bienestar para su gente, y un gran referente para el mundo. Hoy más que nunca, debemos de creer en México”. Lo dijo en su primer pronunciamiento público con motivo del año nuevo, por medio de su blog, en la página de la Presidencia de la República. También lo hizo en el último discurso que pronunció en las fiestas decembrinas.

Las ocasiones eran propicias, pero a lo largo de 37 meses y seis días de “Mover a México” aparece con recurrencia una idea que pareciera más bien ser letanía y que acabará por desgastarse, como una pieza más de la retórica oficialista, nada original, pues Felipe Calderón la usó sin límites durante la puja por imponerse en Los Pinos, mientras el Tribunal Electoral lo reconocía como presidente electo, sólo que el señor que “Enriqueció a su cuñado Hildebrando Zavala y el mismo pasó de tener una casa de 200 m² a una de 2000 m² al final de su sexenio” (Gerardo Fernández, SDP Noticias, 4-I-16), le puso como fecha el 2040 al gran sueño sin usar ni drogas lícitas o ilícitas. A las segundas las persiguió como cruzado y con un baño de sangre, muerte y destrucción sin precedente.

El esposo de la precandidata Margarita Zavala remitía a los ciudadanos a la corroboración de su sueño por medio de los nietos y los bisnietos, quienes transmitirían desde el más acá al más allá las buenas nuevas a sus familiares. Es de agradecerse que Enrique Peña hable a futuro sin usar fecha, aunque Macario Schettino juró que será en los próximos 15 años, “poco a poquito” y pidió “tener paciencia” (Forotv, La hora de opinar, 4-I-16).

Mas The New York Times insiste en colocarnos en la terrenal realidad, cuando su Mesa Editorial planteó (4-I-16): “En el tiempo de Peña Nieto, el gobierno mexicano ha encubierto veloz y sistemáticamente horribles verdades y ha minimizado escándalos”. Y hace un recuento de hechos que lo sacudieron: la Casa Blanca de Las Lomas, la fuga de Joaquín (El Chapo) Guzmán y la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, que “al parecer fueron masacrados en Guerrero”.

Concluye el rotativo estadunidense más influyente de la aldea global que todo apunta a que el mexiquense de Atlacomulco (grupo incluido), será recordado como el político ‘‘que eludía la rendición de cuentas a cada oportunidad”, en vez de como “el líder que transformaría a México”.

Para hacer frente a la aguda crítica del NYT, del que ciertamente es socio Carlos Slim, será insuficiente por completo la interpretación lineal del oficialismo sobre los que “conspiran” contra el gobierno mexicano desde los centros financieros e imperialistas debido a que las 13 “reformas estructurales”, particularmente la de telecomunicaciones (que favoreció a Televisa) y la energética dañaron intereses plutocráticos, si nos atenemos a la explicación que se le atribuía a Aurelio Nuño cuando despachaba en Los Pinos y no era tan belicoso con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, para explicar el entonces vigoroso reclamo social por los desaparecidos (no tanto por los asesinados y heridos) en Iguala.

La masacre de Iguala, la fuga de Guzmán, la rendición de cuentas y lo que Noroña llama “la monstruosa corrupción de Enrique Peña Nieto” son temas que mantienen a la baja la aceptación ciudadana de un gobierno que en efecto no vive para ser popular sino para gobernar, pero que tampoco puede hacerlo con eficacia rodeado de la impopularidad nacional.

Acuse de recibo

La primera Utopía de 2016 (Huelga de hambre que es preciso evitar) se empató con las inquietudes de la bióloga Adriana Maupomé Carvantes, quien dice: “Todo el fin de año pensé en Nestora (Salgado). Gracias por re-empezar a hablar de esto”… En tanto que Rubén Suárez apunta: “Compañeros, el caso de Nestora lo vengo siguiendo desde hace tiempo al influjo del Femcai (Frente de Medios de Comunicación Alternativos Independientes), coordinado por Patricia Barba, quien por ello está siendo amenazada y con peligro de vida. La señora (Carmen) Aristegui tomó el tema pasado bastante tiempo de las denuncias que veníamos realizando a nivel internacional desde Femcai y Red Contacto Sur. Es sólo para aclarar, lo ideal es que Nestora sea liberada y que en México no sigan pasando estas atrocidades. A las órdenes para lo que precisen y a su vez solicito me incluyan en vuestra lista de distribución de materiales”… Agradezco y mucho los buenos deseos que para con la salud de Yolanda Ibarra Aguirre, la tercera del clan, expresaron Joel Ortega Juárez, José Luis Musi y María Teresa Menéndez Monforte. Para desgracia de sus 155 familiares y amigos, mi querida hermana falleció en la segunda hora del lunes 4, apenas 25 horas después de que fue hospitalizada. Mi más sentido pésame para Robert Tamayo, Tracy y Duein Chaisson, y Herbert Blancher, hijos de Yolanda.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.        Twitter: @IbarraAguirreEd       www.forumenlinea.com       www.facebook.com/forumenlinea