Con Pérez Reverte, un plagiario en la RAE

Teresa Gil / Libros de ayer y hoy
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Si Shakespeare lo dijo, refrendó lo que ya se sabía: que una idea cuando sale al público, se convierte en patrimonio universal. ¡Ah!, pero es solo la idea no el texto, con puntos y comas, donde se expresa la idea. Muchos escritores se hacen como que no se acuerdan y echan mano de ideas escritas de otros, pensando tal vez, que por el desconocimiento del autor o por la ignorancia de la gente, no se descubrirá el plagio. El español Arturo Pérez Reverte, miembro de la Real Academia Española (RAE) desde el 2003, se hizo el omiso en dos ocasiones –otras no se sabe si andan por ahí– y en casos muy conocidos se descubrió que los temas utilizados en sus guiones y cuentos no eran de su autoría. Esto se ha repetido mucho en los últimos días, después de que el presunto académico insultó públicamente a Andrés  Manuel López Obrador por haber pedido, el mandatario, la solicitud del perdón de la autoridad española por los agravios que cometieron en la invasión de hace 500 años. Pérez Reverte, autor de libros gordos, de esos que matizan mucho el argumento y a sus muchos personajes, es, según algunos críticos españoles, reducido, tirando a mediocre, aunque tiene a veces buenas ideas en ese argumento. Flaca abundancia. El caso es que este personaje ya expuesto públicamente por sus plagios, es criticado en su país por su lenguaje sexista y de acuerdo a esos críticos, usa el dinero público –el que le pagan en la RAE–, para salir a cada rato a sus efervescentes encuentros con la diatriba, “están en el diccionario”, dicen que dice. El partido Podemos le ha pedido apenas hace unos días, que deje su puesto en la RAE, donde es tan controvertido y se lo herede a una mujer.

Insulto gratuito, sin fundamento, de Pérez Reverte contra AMLO

El presidente de México está proponiendo un acto de solicitud de perdón de la autoridad española, para cerrar el círculo de sus diferencias por la llamada conquista de hace 500 años e iniciar nuevo camino. Y lo planteó públicamente en relación a los 500 años que cumplirá la gran Tenochtitlan en 2021. En el asunto, que ha causado polémica y que tuvo una respuesta tajante del gobierno de Pedro Sánchez en España, metió su cuchara agresivamente sin venir a cuento, el escritor Arturo Pérez Reverte, académico de la lengua, la que según dicen es muy viperina en su persona, sobre todo en el insulto y el uso de los vocablos sexistas. Sus críticos señalan que usa el dinero público de la RAE para sus desahogos públicos. En dos ocasiones se le ha denunciado por plagio, el primero en el robo del guion  de Antonio González-Vigil, Corazones púrpura, para la película de Manuel Palacios, Gitano, en el que se encontraron 87 semejanzas que llevaron a la Audiencia Provincial de Madrid a condenarlo al pago de 161 mil euros, según lo publicó la revista Proceso en junio de 2011. El otro plagio fue sobre un cuento de Verónica Murguía llamado Un chucho mexicano, que tenía grandes similitudes, según lo publicó La Jornada en aquel tiempo (2015) de otro de Pérez Reverte; éste se escudó en Seatiel Alatriste –que le dio el apellido a  El capitán Alatriste, libro del español–, para decir que Seatiel –también acusado de plagio–, le había contado el mencionado cuento. Ante esos casos comprobados, se ha pedido en muchas ocasiones que sea despedido de la RAE, pero ahí sigue.

Rotundo fracaso del filme gitano, pese al guion de Pérez Reverte

La salida agresiva, inesperada y violenta de Pérez Reverte contra AMLO, ha causado una gran molestia en sectores mexicanos, aunque quizá los opositores se sientan contentos, pese a que el escritor insultó al presidente de todos. Desde sus avatares plagiarios, Pérez Reverte ha navegado con poco éxito. Aquella película que lo marcó, Gitano,  fue considerada la peor del año en el 2000 y retirada por su rotundo fracaso. Pasaron 11 años para que el caso sobre el plagio se dilucidara, pero el baldón ya estaba hecho. Las bravatas de Pérez Reverte no solo contra mandatarios extranjeros sino a menudo con gente interna, ya son conocidas y exhibidas. Quizá por eso Podemos lo presiona para que deje su puesto en la RAE. A México tendrá que venir de incógnito para ser recibido. El mismo construyó su desprecio.

 

 

 

El mismo jueguito de Cronos, horario de verano

Teresa Gil / Libros de ayer y hoy
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Si recordamos la vieja historia de los egipcios, cuando inventaron las horas dividiendo el día en 24 de acuerdo a la longitud de las sombras, hay que volver 3 mil 500 años atrás, para enfrentarnos hoy, en el cuarto mes de 2019, a un nuevo horario de verano. ¿Cómo hubieran arreglado ellos sus relojes de arena para robarle una hora al tiempo y como enfrentarían sus faraones a la multitud furiosa por someterla a esa molestia? Muchos que vivimos en el 2001 esa misma molestia en el jefe de gobierno Andrés Manuel López Obrador, creíamos que en esta ocasión por ser el presidente, el horario de verano pasaría a mejor vida. Vana inquietud, el horario sigue sin que haya un argumento claro de porqué se aplica. De hecho la ventaja de la luz de la tarde que presuntamente ahorra energía, se estrella con la oscuridad del día tempranero, en el que muchos tienen que usar luz eléctrica antes de salir de sus casas, encender la luz de sus carros y guiarse por las luces encendidas de las calles, con el consiguiente desperdicio de la misma energía. En 1996 cuando Ernesto Zedillo puso en  marcha el horario, muchos lo calificaron de servil y dijeron que había obedecido las órdenes de los mandamases de Wall Street, que querían un manejo de bolsas tempranero, cuando el alba repuntara. Algo le debe haber quedado al expresidente de ese servicio que hizo, porque se ha movido buena parte en el país vecino desde que dejó la Presidencia en el año 2000.

Vicente Fox echó por tierra la demanda de AMLO contra el horario

Aquella divergencia del que era presidente de México Vicente Fox Quezada y el jefe de gobierno, no fue de una hora sino de semanas y meses. De hecho ante dos decretos uno en contra y otro a favor, la Suprema Corte de Justicia rechazó ambos y pasó el asunto al Congreso de la Unión. Según se publicó entonces, fue el Legislativo el que mantuvo el horario. Los que ahora se sorprenden de la instalación de consultas de parte de AMLO, olvidan que ya desde entonces las aplicaba con mucho éxito. Datos publicados de la encuesta que hizo para saber la opinión sobre ese horario, señalan que el 75 por ciento votó en contra con 321 mil 933 votos para no aplicarlo. Quedó abierta, por otra parte, la diferencia a fondo con el cuasi panista Fox, no solo por el horario, sino prácticamente por todo. Esa rencilla fue la que planteó el desafuero con el desenlace que todos conocemos y la realidad que hoy existe con AMLO en la Presidencia, mientras Fox construye su propia decadencia.

Este horario nos devorará seis meses como Cronos devoraba a sus hijos

De los titanes, Cronos es uno de los más poderosos de la mitología griega (aunque aparece en otras). Hijo de Urano y de Gea, fue designado para cuidar el tiempo. Pero enfrentado a su cruel padre, ayudó a su madre a deshacerse de él y se quedó con el reino. Pero una maldición lo perseguía, los oráculos decían que uno de sus hijos lo iba a destronar. Resolvió el problema devorando a los hijos que le nacían. Pero uno de ellos el hábil Zeus, que llegó a gobernar el Olimpo, fue ayudado por su madre Rea a sobrevivir, mediante la estratagema de darle a su esposo una piedra en lugar de un niño. Zeus, escondido, creció y en su momento tal como habían dicho los oráculos, destronó a su padre (Diccionario de Mitología, de Francisco Caudet Yarza, Edimat Libros, España, 2002). El tiempo ha sido un tema permanente de los poetas, escritores y artistas.  Pompeo Batoni el pintor italiano del siglo XVIII, lo diseñó señalando su paso en una joven y una anciana y es él el que le pone nombre a su descendencia. Su hija es la Verdad, como lo sentimos a diario. Sabia virtud de conocer el tiempo, decía Renato Leduc. Para siempre concepto tiempo, Cronos  seguirá dando lata en el mundo, modelando la vida y la vejez y jugando a las bromas para divertirnos, como ahora lo hace imponiéndonos de nuevo el horario de verano.