El arte de la manipulación

Dolia Estévez / Sin Embargo
http://forumenlinea.com/forum/     https://www.facebook.com/forumenlinea

Washington, DC. México se fue de bruces lanzando las campanas al vuelo para celebrar la última victoria virtual del maestro de la manipulación. Me refiero al tentativo entendimiento comercial bilateral preliminar, valga la redundancia, que Donald Trump y Enrique Peña Nieto anunciaron jubilosos en la Oficina Oval. En el reality show del lunes, en el que el actor central fue Trump, y Luis Videgaray, Ildefonso Guajardo y Jesús Seade (negociador de Andrés Manuel López Obrador), actores de reparto, el mandatario estadunidense declaró muerto el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Tal como lee. Mató al TLCAN porque se le dio la gana.

Sentados en primera fila en la corte imperial, los negociadores mexicanos atestiguaron el espectáculo en el que participó Peña a través de un deficiente enlace telefónico que provocó la irritación del emperador y la sátira de los comediantes de media noche. Videgaray, Guajardo y Seade escucharon embobados a Trump proclamar que el nuevo “Acuerdo Comercial Estados Unidos-México” que, según él, substituirá al TLCAN, es un “acuerdo abarcante” que incluye temas ajenos a lo comercial. Según la versión de Trump, México “prometió” ayudar a Estados Unidos a controlar la frontera, se comprometió a “empezar a comprar de inmediato” productos agrícolas estadunidenses (en contradicción con la política de autosuficiencia alimentaria de AMLO) y a trabajar conjuntamente en “muchas cosas más” y de “muchas formas”. “Estoy muy entusiasmado… es una acuerdo amplio”. (Transcripción de la Casa Blanca, 27/08/2018).

Imposible saber si Trump dijo la verdad. Desconocemos cuantas y cuales concesiones hicieron los negociadores de Peña y de AMLO. El no acceso a la letra de lo negociado impide hacer una evaluación. Hay poca transparencia. Hasta ahora, sólo han soltado un anticipo. La película completa presuntamente se estrenará a fines de septiembre. Dicen que en la mesa de negociaciones México no ocultó su desesperación. Que para la élite político-empresarial del país, un mal acuerdo era preferible a un no acuerdo. “Se hizo lo que se pudo”, dijeron resignados los técnicos. Las amenazas de Trump de retirarse unilateralmente del TLCAN surtieron efecto. Peña y AMLO ahora están en la corta lista de líderes a los que Trump trata bien… sí, junto a Putin y Kim Jong-un. Nos llevaron al baile y festejamos. Preocupante.

Por motivos que no se han explicado convincentemente, México y Estados Unidos excluyeron de la negociación a Canadá, el tercer socio del TLCAN. México se prestó a ser la herramienta para presionarlo. Peña cubrió las apariencias insistiendo en la inclusión de Canadá. Pero Videgaray dijo que, con o sin Canadá, el acuerdo con Estados Unidos va. Trump dio a Canadá cuatro días para decidir sumarse al acuerdo bilateral. “Tómalo o déjalo”, fue el temerario mensaje que envió a Ottawa. El ultimátum funcionó. Justin Trudeau despachó de inmediato a un equipo negociador a Washington, pero reiteró que es mejor no tener pacto a tener un pacto malo (Reuters 29/08/2018). El plazo se cumple hoy viernes (31-VIII).

Es probable que Trudeau termine accediendo a las presiones estadunidenses pues difícilmente puede prescindir de Estados Unidos, su principal mercado. No la tiene fácil. Someterse a los designios de Trump después de haberlo tachado de “muy deshonesto y débil” puede impactar negativamente sus aspiraciones de reelección el año entrante. Una cosa es el lame duck de Peña y otra Trudeau, el líder de una nación liberal en la que 90 por ciento de la población rechaza a Trump. Trudeau sabe que los canadienses están cansados de los insultos de Trump y de la imposición de aranceles ilegítimos a sus exportaciones.

En el sub mundo de las “verdades que no son verdades” y los “hechos alternativos” en el que vive, Trump no sabe, ni quiere saber, que carece del poder absoluto para terminar acuerdos comerciales. El TLCAN es una ley aprobada en 1993 que no puede alterar sin la anuencia del Congreso. Las facultades de la rama ejecutiva son negociar tratados; las del Congreso aprobarlos o rechazarlos. Trump propone, pero el Congreso dispone.

No sólo eso. La autorización fast track que el Congreso extendió a Trump fue para modernizar el TLCAN, no para negociar un entendimiento bilateral con México. De ahí que las primeras reacciones de los legisladores –tanto republicanos como demócratas– pusieron en entredicho la ratificación de cualquier acuerdo que no incluya a Canadá. Sea como fuere, el Congreso de Estados Unidos no hará nada hasta 2019. Y en vista de que toma 10 años para preparar hasta un café instantáneo, la agenda comercial regional podría permanecer en el limbo por largo rato.

      Los asegunes hacen imposible predecir el cierre del drama comercial. Es factible que eventualmente se alcance un TLCAN 2 con beneficios dispares para los tres países. Pero también es posible que el festín del lunes, al que obsequiosamente se prestaron los gobiernos de Peña y AMLO, imite el anuncio sobre el presunto acuerdo nuclear “histórico” con Norcorea. El modus operandi de Trump es: provocar una crisis, convocar a una reunión mediática y, con las cámaras transmitiendo en vivo, declarar victoria. Al final no pasa nada. La expectación se desinfla. Con tanta mala noticia en el frente legal, Trump está sediento de victorias. Qué importa que sean prematuras, a medias o virtuales.

--------------------

http://www.sinembargo.mx/31-08-2018/3464776