¡Por fin, un éxito!

Jorge Meléndez Preciado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   
@jamelendez44

Entre tantas penurias en los últimos días, no obstante la enorme difusión de sus aparentes logros y la pésima explicación de sus tareas mal realizadas, finalmente Enrique Peña Nieto logra una victoria hacia al fin de su mandato, la que no será muy festejada por él sino más bien un triunfo que gozará Andrés Manuel López Obrador.

Luego de 13 meses de negociaciones y que Donald Trump cambiara de parecer, se pudo firmar un acuerdo comercial entre México y Estados Unidos, lo cual posibilitará una mayor inversión en nuestro país, la no interrupción de las exportaciones automovilísticas ni de hortalizas y frutas y que el dólar se situó a casi 19 pesos.

En dicho entendimiento, desgraciadamente, no entró Canadá, quien había señalado hace tiempo en voz de su primer ministro, Justin Trudeau, que ellos firmarían un convenio con su vecino del sur no obstante que no llegara a un pacto con México. Y es que los canadienses pensaban en la hostilidad de Trump a nosotros, impidiendo una negociación exitosa.

No fue así ya que luego del triunfo de Andrés Manuel López Obrador, Donald empezó a tener mayor acercamiento con el morenista que ante el hombre que lo recibió en Los Pinos siendo candidato el gringo, le puso la alfombra roja y se dejó insultar por el republicano. Lección contundente cuando en lugar de política se acepta la sumisión del prepotente.

Tan la mano de Andrés Manuel estuvo presente que Idelfonso Guajardo expresó: la labor de Jesús Seade, el enviado de López Obrador, fue clave para lograr el hoy festejado hit. Aunque también debemos señalar que otros factores influyeron decisivamente en este cambio del mandatario yanqui.

La necesidad de presentar algo positivo a la población estadunidense, pues en los últimos meses las divulgaciones de Michael Cohen de la contratación de prostitutas para Donald y las revelaciones de su exjefe de campaña, Paul Manafort, acerca de dineros para algunos proveedores desconocidos, los cuales pueden estar implicados en la trama rusa, pusieron al también llamado Hombre Naranja en una situación embarazosa y que lo puede llevar a juicio.

Si además los ataques a las economías importantes como la china y la rusa, por medio de aranceles, debilitarán a la economía estadunidense, la cosa se pone fea. Máxime si en las próximas elecciones de noviembre las encuestas señalan que los demócratas pueden obtener una buena cantidad de victorias para inclinar el Congreso a su favor.

Ante dicho panorama, Estados Unidos dio marcha atrás en la famosa clausula Sunset, la que permitía revisar el TLCAN en cinco años; ahora estará vigente por 16 años. También se redujo la necesidad de que los componentes gringos en automóviles fueran de 50 por ciento. Y se logró que nuestro país tuviera una mayor injerencia en los asuntos petroleros, poniendo el ojo en los tratados firmados por la famosa ley energética.

Claro que se tuvo que ceder en varias partes, como anotó la Coparmex, sobre todo en la industria automotriz, pero ello nos debe llevar a elevar los salarios de los trabajadores mexicanos en dicho sector (La Jornada, 28 de agosto).

Continuará la imposición de aranceles al acero y aluminio mexicanos. Los servicios financieros seguirán teniendo una ventaja de centenas de millones de dólares para ellos. Lo mismo que tendrá supremacía en la propiedad intelectual y productos digitales. Y en más, ya que no obstante que somos el país con más tratados en el mundo, tenemos un comercio con nuestros vecinos del norte de 80 por ciento. Tanto que compramos de todo: maíz, sorgo, carne de cerdo y pollo. El Imperio en su máxima expresión.

Que el acuerdo fue bien recibido, lo demuestra: 77 por ciento de universitarios lo festejaron y 57 por ciento de la población estuvo de acuerdo (Buendía, El Universal, 28 de agosto). Y el caricaturista Alarcón mostró la cruda realidad: Donald Trump dándole una paleta al niño Peña Nieto (El Heraldo, ídem).

Para Wall Street Journal, el acuerdo es peor en muchos sentidos y de aprobación incierta en EU, ya que el Congreso lo analizará. Además, señala el diario, no protege a los inversionistas de su país y los mismos enviarán sus dólares más allá del río Bravo.

Mientras que la próxima secretaria de Economía, Graciela Márquez, dijo acertadamente: ningún tratado hará que remontemos nuestro atraso, aunque el firmado no es tan malo.

Triunfo pírrico de Enrique Peña Nieto.

 

 

Tersa sucesión y contradicciones

Jorge Meléndez Preciado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
@jamelendez44

No obstante los múltiples problemas que padecemos actualmente. A los que se suman los nuevos por la debilidad de un gobierno que se va. Y los embrollos que crea uno que llega con puntos de vista diferentes al saliente. Más la prisa de los ciudadanos para que exista otro horizonte que les permita tener una mejor situación. En el tercer encuentro en Palacio Nacional Pinos entre Andrés Manuel y Peña Nieto pareciera que estamos en un país civilizado al máximo en donde priva la armonía y todo será una transición de miel y agradecimientos.

Reunidos con la mayoría de su equipo, López Obrador y Enrique dieron una conferencia de prensa en la cual abordaron varios asuntos y contestaron algunas preguntas que estaban en el ambiente.

El de Atlacomulco hizo varias afirmaciones que ni él mismo cree. Señaló que hay estabilidad política, cuando la crisis de partidos, exceptuando a Morena, es terrible. Baste señalar que en una reciente encuesta se dice que los mexicanos se identifican: 8.4 por ciento con el PAN, 7.8 por ciento con el PRI y 1.2 por ciento con el PRD. En tanto, 45.6 lo hacen con Morena y 60 por ciento apoya a Manuelovich.

        Ello muestra un régimen que ya no funciona, por lo que vendrán cambios profundos de lo vivido en los últimos 36 años.

        Además, Peña Nieto dijo que nuestro país se encuentra en armonía y paz social, algo que ni siquiera en las telenovelas encontramos. Aunque aceptó que hay áreas de inseguridad social; desgraciadamente la mayoría en la nación.

        No contento, Enrique apuntó que hay estabilidad económica y nos hereda una deuda pública manejable. Desconoce, ignora o ni siquiera se ha dado cuenta que la relativa tranquilidad económica se debe a que el triunfo de Andrés Manuel fue arrollador y los mercados lo aceptaron. Pero de eso a que el endeudamiento de más de 50 por ciento del PIB es manejable, del cual hay que pagar 533 mil millones de pesos anualmente únicamente por los intereses, es de un cinismo impresionante.

        Entre los asistentes estaban con caras largas y nerviosismo evidente: Rosario Robles, que llegó al final; Gerardo Ruiz Esparza, Míster Socavón; el señor Alberto Elías, que sigue de encargado de la PGR luego de un año sin resolver nada y embrollando casos, y los muy solemnes secretarios de la Defensa y Marina, Salvador Cienfuegos y Vidal Soberón, respectivamente, quienes innecesariamente atacaron en campaña al hoy presidente electo.

Muy gentil o buen torero, López Obrador dijo que la posición durante el proceso electoral de Peña Nieto fue imparcial, algo que no vimos por ningún lado ya que los ataques a Ricardo Anaya de la PGR y el fraude en muchos lugares por las famosas pandillas tricolores fueron lo notorio, aunque ante un resultado tan adverso no le quedó más remedio al gobierno en turno que aceptar lo inevitable para no enardecer más el ambiente en su contra, el cual estaba presente en el 80 por ciento de la población.

Dos puntos fueron los de mayor discrepancia: el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y la reforma educativa.

El segundo asunto estuvo precedido por una conferencia que dio a mediodía, Elba Esther Gordillo, justo al inicio anual de clases. Ella se presentó como una presa política liberada y quien, según anotó, impidió que la modificación en la enseñanza primaria se llevara a cabo. Exageraciones de la llamada Maestra. Que va por la revancha contra los que la encarcelaron y los que en la SEP, como Otto Granados Roldán y Aurelio Nuño Mayer, son tan descuidados que en los libros de texto ponen una mano con seis dedos.

Enrique dijo que la mal llamada reforma educativa irá adelante. López Obrador tranquilamente aseguró que se derogará.

Interrogado por la reportera de Reforma, Claudia Guerrero, acerca de si habrá investigaciones de fraudes como el de Odebrecht y demás, el también mandatario electo dijo que no debemos adelantarnos, pues todo se investigará. En el caso del aeropuerto, por ejemplo, anotó que han recibido información apegada a lo ocurrido y en base a ello tomarán las determinaciones pertinentes.

        Supimos que una excavadora hidráulica fue engullida en los terrenos del NAICM y que según los expertos la zona se hunde de 20 a 40 centímetros por año. Algo que no se dijo en la reunión pero que saldrá más adelante.

        Cambio aterciopelado pero con muchos pendientes y futuras reacciones.

 

 

Agravios en la despedida de Peña Nieto

Jorge Meléndez Preciado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
@jamelendez44

No obstante haber realizado una de las administraciones más ineficientes, mediocres, injustas y sin ley de que se tenga memoria en la reciente historia mexicana, Enrique Peña Nieto se despide insultando a millones de personas, las cuales lo repudiaron en el reciente proceso electoral.

Derrochando el presupuesto nacional, pero abultando los bolsillos de los medios que lo cobijaron durante más de seis años, el señor de Atlacomulco dice verdades a medias, falsedades y auténticas mentiras que nadie traga, y lo muestra como el funcionario que defiende a un sistema colapsado.

Insiste, por ejemplo, en sostener la inaceptable “verdad histórica” de la PGR acerca de los 43 muchachos de Ayotzinapa. La cual ha sido refutada nuevamente por organismos internacionales y los miembros del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI). Amén de que el gobierno próximo, en voz de Alejandro Encinas, ha dicho que formará una Comisión de la Verdad para saber realmente qué ocurrió en este lamentable caso.

Afirma que las 14 reformas estructurales de su gestión cambiaron a México y ahora el país es mejor que hace seis años. Algo que ni los organismos internacionales aceptan. Menos la prensa financiera, la cual al principio elogió a Enrique.

Sin mesura dice que hubo auténtica libertad de expresión en México, en tanto Reporteros Sin Fronteras señala que aquí hay 21 periodistas desaparecidos, la cifra más alta en toda América. Ya no hablemos de los 50 informadores asesinados en su régimen, ninguno de los cuales ha recibido justicia.

        Peña Nieto, un auténtico charlatán que destrozó a México.